¡Nos encontramos en el pleno momento de las presentaciones crucero! Primero fue Chanel con una oda a la belleza grecorromana y ahora es el turno de Louis Vuitton, quien con una presentación sublime en el Miho Museum de Kyoto, celebró la cultura nipona. Para ella, Nicolás Ghesquière se inspiró en la larga relación que une a la firma con Japón, razón por la que escogió el Miho Museum, sueño arquitectónico de Mihoko Koyama, una de las mujeres más ricas de Japón.

En este espacio se pueden encontrar antigüedades asiáticas y occidentales, casi 2 mil piezas únicas que se guardan en este museo. Un lugar mágico con el que el diseñador de la firma francesa dejó clara su pasión por la cultura, después de todo, el año pasado eligió el Museo de Arte Contemporáneo de Noterói en Río de Janeiro para presentar esta colección. Como no podía ser de otra manera, este desfile ha contado con un concurrido front row en el que no han faltado las celebrities como: la actriz Michelle Williams, una de las grandes embajadoras de la firma, Sophie Turner o Jennifer Connelly.

Con el glitter llenando las prendas de esta colección, la maison propone vestidos de lentejuelas sobre pantalones y camisetas y bolsos creados por Kansai Yamamoto, colaborador habitual de la casa francesa, que ya prometen ser un éxito en ventas. Desde siluetas tipo samurai en sus patrones hasta estampados y texturas tradicionales de agricultores y pescadores nipones, han servido de inspiración para esta colección. Y por supuesto, el kimono no podía faltar… con lazos y estampados coloridos, acompañados de botas militares y un delineado de ojos XL.

Fotografías por: Cordon Press