Con la meta de soñar en grande y construir imposibles, Luciérnaga Producciones tomó el reto de traer “Chicago El Musical” a Costa Rica, el reto de imaginarse una adaptación que tendría muy poco que envidiar al show original en Broadway, Nueva York. Con varios meses de planificación y un casting que seleccionó a los 20 mejores bailarines y cantantes entre más de 200 participantes, actores que deben bailar y cantar a su máximo esfuerzo en cada presentación en días consecutivos, y contar con la experiencia suficiente para sostener un espectáculo en vivo bajo coreografía grupal, orquesta en vivo, diálogos precisos e intensos pasos de baile.

Se ha logrado el cometido de ofrecer a los costarricenses un espectáculo musical que se inicia con altas expectativas y finaliza con muy buena aprobación del público presente en el Teatro Popular Melico Salazar. En las dos horas y media del musical en vivo, la historia danza alrededor de Roxie Hart y Belva Gaertner quienes en circunstancias extrañas quedan viudas de forma trágica, y tendrán que demostrar su inocencia en el juicio que se aproxima; pero más importante aún su inocencia en la portada de los periódicos y revistas de todo Chicago.

“Entra Wilbur, mi esposo con un ataque de celos. Estaba como loco y seguía gritando. Ahí no más se tropezó con mi cuchillo, sí, se tropezó con mi cuchillo diez veces” – June, inocente. Durante la obra, los periodistas bailarines juegan un papel fundamental en esta crítica al sistema judicial estadounidense, donde las portadas de periódicos van formando sentencias, a las víctimas y sus malvados opresores, aún previos al verdadero juicio. Pero sin limitarse a los años 80, o tampoco a la ventosa ciudad de Chicago, esta obra resalta actual aún la crítica a un sistema judicial manipulable por unos, y poco accesible para otros; acompañado de una prensa que difunde acusaciones o versiones a su antojo. Cualquiera es hoy héroe y mañana villano, según el título de alguna portada.

”Chicago El Musical” ofrece una interesante adaptación original de sus diálogos para Costa Rica, generando así mayor empatía con el público desde el inicio de la presentación. La iluminación y escenografía se comprometió a llenar todo el espacio y altura del escenario en el Melico Salazar, con dos pisos completos y entrepiso construidos, soldados en metal, y con más de 200 bombillas de luz para optimizar cada detalle posible. Un vestuario envidiable diseñado por el dúo nacional Carmenta y un maquillaje impecable, acompañado de las excelentes presentaciones cantadas y bailadas de los actores y actrices, resulta un musical muy recomendado para romper con las presentaciones tradicionales en este inicio de año.

Quedan pocas funciones en horario de miércoles 17, jueves 18 y viernes 19 de mayo a las 8:00 p. m. sábado 20 de mayo (doble función) a las 2:00 p. m. y 8:00 p. m. domingo 21 de mayo con su última presentación a las 5:00 p. m. Las entradas a la venta en la página web de Luciérnaga Producciones y en la boletería del teatro; y van desde los 13.200 colones hasta los 35.000 colones por persona.

Fotografías por: Alexander Vargas.