El cielo oscuro del pasado fin de semana se doblegó ante el ambiente vibrante del Festival Gastronómico La Luz, evento que edición tras edición no deja de sorprender con su amplia y renovada oferta gastronómica y de entretenimiento. A lo largo del Paseo Gastronómico La Luz -esa calle que recibe su nombre por la antigua pulpería La Luz-, los asistentes disfrutaron de una tarde de domingo con amigos y familia en el corazón de la capital.

Columpios, presentaciones callejeras, food trucks, aromas que despertaban el apetito y especialmente un estilo urbano, retrato de la fusión de las tendencias internacionales con la tropicalización del vivir costarricense. Unas cuantas calles en las que era posible transportarnos a cualquier lugar del mundo en el que la alegría gira en torno a la comida.

Pero retomando el street style… Lo que más me sorprendió fue la diversidad de estilos y personalidades que hoy toman nuestras calles, los cuales convergen en espacios de aire cosmopolita como el vivido en Barrio Escalante. Y si no me creen, solo vean las increíbles imágenes que hizo nuestra colaboradora Karol Montero (@MontKaro):