Meses de espera, expectativa y grandes emociones, culminaron hace algunos días en el Victoria´s Secret Fashion Show, evento que los amantes de las pasarelas podrán ver a partir del 28 de noviembre. Y es que después de preparativos complicados, problemas burocráticos y de encontronazos con la estricta censura china, el show fue un éxito con 55 modelos y más de 88 looks distintos.

Candice Swanepoel fue la encargada de abrir la pasarela, misma cuyo coste se calcula en unos 12 millones de dólares y fue diseñada especialmente para encandilar al pujante mercado chino. Por su parte, Harry Styles puso las primeras notas del entretenimiento, con canciones como Kiwi y Only Angel, esta última al paso de Bella Hadid; a él le siguieron la estrella local Jane Zhang y el californiano de origen mexicano Miguel.

Bella Hadid, Adriana Lima, Adriana Ribeiro, Alessandra Ambrosio, Romee Strijd, Karlie Kloss, Sara Sampaio, Blanca Padilla son algunas de las modelos que más miradas capturaron sobre la pasarela. Sin embargo, el momento más aclamado fue cuando la brasileña Lais Ribeiro lució el sujetador más caro de la marca, el Champaigne Nights Fantasy Bra, pieza elaborada con 6.000 piedras preciosas -entre ellas diamantes, zafiros amarillos y topacios- y valorada en 2 millones de dólares.

La despedida del desfile llegó de la mano de Alessandra Ambrosio, quien además dio a conocer su retiro de las pasarelas, para dedicarse más a sus dos hijos. La celebración del desfile en Shanghái llegó rodeada de la polémica, después de que se le negara el visado a Gigi Hadid, Julia Belyakova, Kate Grigorieva e Irina Sharipova. Aunque no se ha llegado a esclarecer oficialmente el motivo, en el caso de Hadid algunos medios lo han atribuido a un vídeo en el que ella imitaba los ojos rasgados asiáticos. Tampoco pudo asistir Katy Perry, quien hace dos años se envolvió en una bandera taiwanesa durante un concierto en Taipéi.

En sí, un show de grandes emociones con el que Victoria´s Secret apuesta por conquistar el mercado chino. Después de todo, la firma abrió este año dos grandes tiendas en Shanghái y Chengdu, y quiere expandirse por todo el país. Razón por la que está dispuesta a hacer de todo para agradar al público, tal como pedirle a las modelos que no llegaran bronceadas, para agradar el gusto asiático por las pieles en tonos pálidos.