La 1era edición del Mercedes-Benz Fashion Week El Salvador fue realmente significativa para mí, ya que este evento no solo fue uno de los primeros de carácter moda a los que asistí fuera de Costa Rica, sino también el punto en el que conocí al diseñador guatemalteco Alexander Ayala.. Como les comenté hace tiempo, él de verdad es un talento a seguir, con una habilidad innata de transformar su sentir, su vivir y su ser, en colecciones que rompen los esquemas y nos hacen reflexionar, mientras nos enamoran.

Desde que cruzamos las primeras palabras, me cautivó la pasión con la que se expresaba de su trabajo, y cuando creí que ya no podía quedar más interesado en este, me contó su historia y sobre cómo ha vencido múltiples obstáculos para hacer lo que más disfruta: mostrar historias a través de sus diseños. Es por ello que no es de extrañar el éxito que ha tenido, y el reconocimiento en lugares como El Salvador, Londres y por supuesto Guatemala. De hecho y si por mí fuera, Alexander Ayala ya estaría comercializando en Costa Rica…

Pero bueno, todo esto se los cuento porque hace algunos día, él presentó su nueva colección. En un escenario de líneas industriales dentro del corazón de Ciudad de Guatemala, Alexander Ayala deslumbró con Ecce Homo otoño-invierno 2017, una muestra que rinde homenaje a sus musas, hombres que le inspiran a diario lo inspiran. Durante el desfile, este talentoso diseñador hizo una declaración poética del hombre de su marca, inspirado en las ventas clandestinas de ropa falsificada y las personas que la lucen con orgullo como parte del paisaje urbano de múltiples ciudades en el mundo.

T-shirts de encanto minimal con detalles capaces de capturar las miradas, lucieron sobre shorts de sastrería futurista; junto a ellas los volantes y detalles en piel hipnotizaron a los espectadores, mientras el brillo y las tonalidades metálicas les transportaban a una realidad inverosímil y utópica, donde todo es posible. Una colección que definitivamente resalta la esencia de la firma, la cual se caracteriza por basarse en el deconstructivismo de la moda y resaltar mediante líneas limpias, la fragmentación de las prendas y el proceso de diseño no lineal.

¡Con Ecce Homo, Alexander Ayala lo volvió a hacer! Y en prendas perfectas para lucir en el día a día, tradujo una gran dicotomía. Una propuesta que desafía las reglas sociales y apuesta por desdibujar las barreras de género, la cual además contó con la colaboración de MAC Cosmetics para lograr looks de corriente unisex.

Fotografías cortesía: Alexander Ayala